La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

Rocío Carrasco celebra su cumpleaños más agridulce

La hija de Rocío Jurado cumplió 42 años
Rocío Carrasco ha cumplido 42 años | La Coctelera

 

No están siendo los años más felices para Rocío Carrasco que ayer 29 de abril cumplió 42 años, pero la hija de los fallecidos Pedro Carrasco y Rocío Jurado se enfrenta a uno de sus cumpleaños más tristes después de que su hermana Gloria Camila haya cerrado filas en torno a su sobrina Rocío Flores y deje totalmente cerrada la puerta de una posible reconciliación entre la familia.

La situación familiar de Rocío Carrasco no puede ser más complicada, al distanciamiento con los hijos que tuvo con Antonio David los cuales optaron por vivir con su padre y romper toda relación con ella, se suma el nuevo golpe que ha recibido por parte de su hermana Gloria Camila. Además de la desagradable situación familiar hay que sumar que la guerra judicial que todavía mantiene con el ex guardia civil no le está siendo nada favorable.

Rocío Carrasco celebrará su cumpleaños con su 'otra familia'

Muchos años lleva Rocío Carrasco celebrando su cumpleaños sin contar con la compañía de sus hijos ni de la familia Mohedano de la que se ha ido desprendiendo poco a poco y con quien tan solo mantiene relación con su prima Rosario Mohedano. Pero la hija de Rocío Jurado tiene claro que no está del todo sola ya que cuenta con el apoyo incondicional de su marido Fidel Albiac y de sus grandes amigas las Campos.

Para Rocío, Terelu y Carmen son como sus hermanas | La Coctelera

 

En más de una ocasión Rocío ha afirmado que para ella tanto Terelu Campos como Carmen Borrego son como sus hermanas, un sentimiento recíproco ya que las hijas de María Teresa Campos siempre se han mantenido al lado de ella y han guardado silencio en las polémicas que giran en torno a Rocío Carrasco.

🎁 Una súper tarjeta regalo de 50€ para PRIMARK puede ser tuya ¡Participa aquí gratis!

❤ Haz click aquí para recibir en tu móvil todo sobre los famosos y el corazón ¡Es gratis!