El test de ADN del presunto hijo ilegítimo del rey Juan Carlos da positivo

El propio Albert Solá ha revelado los resultados, que tienen un 99,9% de coincidencia
El ADN confirmaría con un 99% de coincidencias que Albert Solá es hijo del rey Juan Carlos | La Coctelera

Un test de ADN cuyos resultados se han filtrado confirmarían que Albert Solá, que lleva años afirmando ser el hijo ilegítimo del rey Juan Carlos, tiene razón. Al parecer, los resultados arrojan un casi incontestable 99,9% de coincidencias entre el ADN de Solá y del monarca emérito. De confirmarse, la Casa Real podría vivir uno de sus mayores escándalos.

Según ha publicado este 3 de diciembre el portal 'elcierredigital.com', Solá se prestó a realizarse el test el pasado 2007 por exigencias del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Según las palabras del supuesto hijo ilegítimo de don Juan Carlos, el director general del CNI se le acercó en Barcelona y le propuso hacerse los análisis.

«Fue a través de un ex miembro del CNI con quien yo tenía contacto, Antonio Rodríguez. Vinieron desde Barcelona para hacerlo. Delante de mí llamaron a sus colegas en Madrid y pidieron un favor y que fuera lo más rápido posible: que les enviaran cualquier objeto que utilizara el rey (Juan Carlos I). Al final enviaron un vaso directamente al laboratorio de Lérida donde se realizarían los análisis», según la noticia publicada por el citado medio.

Al parecer, el ex comisario Villarejo también tiene los resultados y tenía entre sus planes filtrarlos, pero Solá ha decidido adelantarse y tomar el rumbo de los acontecimientos. 

Según explica el propio Solá, los análisis se le realizaron a cambio de una única condición: grabar un vídeo renunciando a la corona española para siempre. Él asegura que nunca ha querido nada con la Corona, así que pagó los 150€ del análisis y 15 días después recibió una llamada para convocarle.

Albert Solá lleva años afirmando que el rey Juan Carlos es su padre | La Coctelera

El vaso con ADN del rey fue cogido sin permiso

«Ya sabíamos que el Rey es tu padre, pero ahora los análisis aportan una coincidencia del 99,9% entre ambos individuos examinados», son las palabras que le dijeron al supuesto hijo ilegítimo del rey Juan Carlos. La pregunta ahora sería por qué Albert Solá ha esperado 12 años para filtrar estos resultados después de tanto tiempo asegurando ante los medios su parentesco. 

La respuesta podría encontrarse en que esos análisis se realizaron sin permiso por parte de rey Juan Carlos. Para hacer la comparativa entre las dos muestras de ADN, se cogió un vaso del que el monarca había bebido pero sin permiso. Por eso el Tribunal Supremo no lo aceptó como prueba.