La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

Kiko Rivera y María Jesús Ruiz se enfrentan por el maletín de ‘GH DÚO’

Juan Miguel y Alejandro Albalá fueron los menos votados por la audiencia, ahora los dos finalistas se baten en duelo por conseguir llevarse los 100.000 euros de premio
Maria Jesús y Kiko Rivera se enfrentan por el maletín | Telecinco

 

Solo han quedado dos. Los últimos finalistas viven sus últimas horas dentro de la casa de Guadalix de la Sierra. Tras tres meses encerrados, ha llegado la final más esperada de todos los tiempos en la que ha sido una edición llena de novedades.

La final dual ha comenzado. La pasada noche se celebró la primera parte de la final de ‘Gran Hermano Dúo’ en la que Juan Miguel y Alejandro Albalá no salieron bien parados.

Maria Jesús Ruiz y Kiko Rivera han sido los únicos afortunados que se echan esta próxima noche un pulso que determinará el nombre del ganador de los 100.000 euros de premio.

El primer expulsado de la noche fue Juan Miguel. El peluquero se quedó con la miel en las manos, aunque, una vez más demostró una actitud elegante al traspasar la puerta que le llevaba al exterior.

El segundo expulsado de la noche fue Alejandro Albalá, quien se sintió tremendamente orgulloso de haber conseguido el tercer puesto. Lo que es indudable es que los cuatro han superado nominaciones, expulsiones y una convivencia con desconocidos que no siempre es fácil. Lo que les ha hecho llegar a donde han llegado.

Juan Miguel y Alejandro Albalá, expulsados | Telecinco

 

El concurso de Maria Jesús, lleno de lágrimas

Maria Jesús Ruiz hizo el primer balance de la noche de su paso por Guadalix de la Sierra. Un balance en el que no dejó de lado a su enemigo Kiko Rivera. La que fuera Miss España ha acusado al hijo de Isabel Pantoja de «apagar la luz de los demás» para destacar.

Parece ser que el único aliado que ha tenido en la casa de Guadalix de la Sierra es Juan Miguel. La actitud de María Jesús no convenció al resto de concursantes de ‘GH DÚO’ que estaban en el plató. Consideran que exagera y que se trata de una estrategia para hacerse la víctima. «Estoy harta de que me odien», dijo María Jesús Ruiz en el confesionario y con lágrimas en la cara. El público de plató respondió con abucheos.

Ella, en el confesionario, explicó que estaba muy quemada, que luchaba pero que luego se venía abajo. María Jesús Ruiz aseguró que es el único lugar en el que puede desfogarse, junto al ‘Súper’. Los ataques hacia la Miss no cesaron tampoco dentro de la casa. Alejandro Albalá y Kiko Rivera le acusaron de victimista y de buscar el protagonismo.

El Kiko Rivera versión 2.0

El paso de Kiko Rivera por Guadalix de la Sierra ha sorprendido a todos, eso es indiscutible. Un Kiko Rivera que se ha dejado conocer y se ha abierto al público con capítulos de su vida muy delicados.

Las dos personas que más han marcado a Kiko Rivera han sido Alejandro Albalá y Carolina Sobe: «Pon una Carolina Sobe en tu vida», declaró el hijo de Isabel Pantoja.

Lo que más le preocupa a Rivera es ver la reacción de la gente cuando salga de la casa, una opinión derivada de las declaraciones tan duras que hizo en su curva de la vida. En ella admitió que había tenido una fuerte adicción a las drogas que, por suerte, ya había superado.

«Echaré de menos la convivencia con mis compañeros, he aprendido muchísimas cosas como cocinar y hacer algunas tareas domésticas», admitió el hijo de Isabel Pantoja.

El finalista ha aprendido a escuchar y sale del concurso sin arrepentirse de nada. «Mi mayor defecto ha sido que a veces he sido un poco gruñón», dijo. «Mi paso para GH ha sido especial. Soy el Kiko Rivera 2.0», sentenció.

'GH DÚO' ha hecho madurar a Albalá

Alejandro Albalá también hizo su balance. «He madurado un poco y pienso más las cosas. Los mejores momentos han sido los vividos con Sofia Suescun, que me diera un beso debajo de las sábanas cuando estaba super enamorado, eso ha sido lo mejor», admitió.

El cántabro echará de menos muchas cosas de su aventura a partir de ahora, pero sobre todo echará en falta el confesionario. «Es una experiencia muy diferente a la que se puede vivir fuera», admitió.

«No me arrepiento de nada, he hecho todo con el corazón y nunca me he callado nada. Sólo me arrepiento del momento tan duro que viví con Sofia», añadió. «Mi paso por la casa lo llamaría madurez».

El programa de Juan Miguel ha sido «honestidad»

Juan Miguel entra a plató | Telecinco

 

A Juan Miguel su entrada en ‘Gran Hermano Dúo’ le ha traído cosas muy buenas, le ha cambiado en serenidad y tranquilidad. Muchos lo han criticado de «mueble» o de ser una persona inactiva.

Pero el peluquero admitió que lo ha disfrutado al máximo y que «en las fiestas es donde mejor lo ha pasado». Lo que más le ha dolido al concursante ha sido ver cómo se han reído de él en muchas ocasiones.

Él mismo ha sabido muy bien cómo definir su concurso: «Mi programa ha sido honestidad y siempre he intentado que todo el mundo se sintiera bien conmigo». «Venimos para tropezar, caer, levantarnos y volver a correr», concluyó.

Una falsa final

Ni Kiko Rivera ni Maria Jesús Ruiz esperaban lo que estaba a punto de llegar. Ambos estaban convencidos de que se reencontrarían en cuestión de horas con sus familiares.

La sorpresa llegó cuando Jordi González entró en directo para comunicarles que tendrían que esperar 24 horas para conocer el nombre del ganador.

«Dime que es una broma», admitió el DJ. Mientras que a la Miss lo que más le preocupaba era la ropa que llevaría al día siguiente.

Fueron minutos de nervios, incluso Kiko Rivera admitió sentirse mal, pero el amargor del momento pronto se terminaría con el dulzor de pensar que están más cerca de alcanzar ese premio.

Además, las 24 horas juntos les va a servir para sellar su paso por el concurso con una amistad por la que, ninguno de los dos, habían apostado antes. «No pienso que Kiko Rivera sea mala persona, me quedo con lo bueno», admitió la Miss.

La entrevista más tensa vivida en plató

Sofia Suescun y Albalá se reencuentran en plató | Telecinco

 

Alejandro Albalá entró por la puerta del plató como un auténtico finalista. El público estuvo de su parte durante toda la entrevista, como también lo ha estado durante los tres meses de concurso.

El mismo presentador lo admitió: «Has caído bien». Fueron momentos alegres los que estaba viviendo el cántabro hasta que vio la cara de Sofia Suescun, su rostro lo decía todo.

Al concursante le mostraron las duras declaraciones que su expareja había hecho en la portada de una revista, las cuales no le dejaban en buen lugar: «Me siento negada como mujer». Unas palabras que le costarán a la de Pamplona el precio de una demanda. «Me alegro de que lo haya hecho porque lo que ha ganado va a ser para mí», dijo Albalá.

Además, la madre del cántabro le explicó en pocas palabras la situación tan dura que había pasado durante este tiempo defendiendo a su hijo. Unas palabras que le hicieron cambiar la idea que tenía hacia Suescun: «Todavía no he tenido mujer de mi vida».