Raquel Sánchez Silva podría haber manipulado el portátil de Mario Biondo

Los medios italianos han sacado a la luz las declaraciones contradictorias de la presentadora sobre la muerte de su entonces marido y podría haber manipulado su portátil
Raquel Sánchez junto a su marido fallecido Mario Biondo | La Coctelera

 

El foco de la noticia vuelve a ponerse sobre Raquel Sánchez Silva. La muerte de su, entonces marido, Mario Biondo no ha dejado de perseguirla, y no sólo por la fatídica noticia de aquel 2013. Ahora los jueces vuelven a poner especial atención en la presentadora.

En España el tema de la muerte de Mario Biondo parece que ya se ha olvidado, pero en su Italia natal, sigue estando a la orden del día. Y sobre todo, cuando se van desvelando nuevos detalles en la investigación.

Ha sido la prensa italiana la que ha sacado a la luz algunos detalles que podrían avanzar las investigaciones del caso, aunque, por otra parte, podrían cambiar la imagen de la presentadora.

El portal digital ‘Contro Copertina’ ha dado un vuelco a la investigación. El medio italiano aborda dos cuestiones que, hasta el momento, no se habían tenido en cuenta. Al parecer, Raquel Sánchez habría hecho declaraciones contradictorias hasta en dos ocasiones.

‘Contro Copertina’ ha analizado en detalle las actitudes que la periodista tuvo en los momentos posteriores a la muerte del cámara, unas actitudes que ha calificado de «peliagudas» al tratarse de un momento hostil.

Esto hizo que los magistrados se vieran obligados a dar un toque de atención a la presentadora: «Hacemos nuestro trabajo. Somos magistrados y este es un juicio que puede llegar a la cadena perpetua», habrían añadido según el medio.

Al parecer, tras las contradictorias investigaciones, se le habría avisado a Sánchez de que, si continuaba con las contradicciones, podría ser investigada por asesinato.

El ordenador del cámara, manipulado

Este martes se conocía la sorprendente noticia publicada por el programa ‘Las Hienas’ sobre la manipulación del ordenador de Mario Biondo. El espacio se centraba en el portátil de Mario Biondo, que presuntamente había sido manipulado días después de su muerte.

Una manipulación que se habría hecho a través de un software de control remoto que se habría instalado quince días después del fallecimiento del joven. Y los focos de han puesto sobre la presentadora porque en su día, ésta ya declaró que «nadie que no fuera yo ha tocado el ordenador».

Un ordenador que habría manipulado para borrar fotos y recuerdos. Lo sorprendente es que, en una segunda declaración, afirmó que su primo Enrique y técnico informático había manejado el ordenador con ella. «Considero que mi primo no es para mí un técnico, por eso dije que sólo yo había manipulado el ordenador de Mario».

La manipulación se hizo desde la empresa del primo

La presentadora sigue con las puertas cerradas en Mediaset | La Coctelera

 

Los jueces italianos dudaron de la versión de ésta y por eso sacaron aún más motivos. Asimismo, expusieron que alguien se había conectado a través del wifi de la empresa del primo de Sánchez.

Además, aseguraron que el que lo hizo utilizó el usuario de éste. Unas declaraciones que cayeron como jarro de agua helada y el primo se exculpó admitiendo que desconocía quién lo habría podido hacer.

Si algo de lo publicado pudiera confirmarse por los tribunales, la carrera profesional de la presentadora podría dar un giro de 360 grados. De momento, muchos son los que le están echando en falta en Mediaset, pero parece ser que todavía no habría recibido propuestas para volver.

Ahora sólo queda esperar, que los jueces italianos tomen la palabra y que los directores vuelvan a contar con Raquel Sánchez para nuevos proyectos profesionales.