Los verdaderos motivos de las constantes visitas de María José Campanario al hospital

Los rumores sobre una posible crisis matrimonial y la marcha de su hija Julia al extranjero podrían haber afectado a la salud de la odontóloga
Imagen de María José Campanario | La Coctelera

Las entradas y salidas de María José Campanario en el hospital empiezan a ser constantes. La pareja de Jesulín de Ubrique se enfrentaba hace unas semanas a un nuevo ingreso en el Hospital de la Luz, debido a un fuerte dolor provocado por la fibromalgia.

Sin embargo, en las últimas semanas han ido surgiendo diversos rumores que apuntan a otras posibles razonas por las que Campanario pueda estar entrando y saliendo del hospital más de la cuenta. 

Una medicación para reducir el dolor

Al parecer, la odontóloga necesitaría una medicación especial para mitigar el dolor de la enfermedad crónica que padece desde hace varios años. «Para que la medicación se le administre por vía intravenosa, además de por su intolerancia a algunos medicamentos, que le provocan fuertes reacciones», aseguran personas cercanas a Campanario, en relación a los motivos que la llevarían a acudir tanto al hospital.

Al parecer, la mujer de Jesulín habría iniciado este tratamiento ante la imposibilidad de recuperarse de la enfermedad. Según estas fuentes, María José se habría hecho también con una cámara hiperbárica con la intención de combatir los síntomas de la fibromialgia (fuertes dolores musculares y de hueso).

La pareja niega los rumores | LaCoctelera

Pese a que estos rumores no paran de crecer, la odontóloga y el torero lo niegan de manera rotunda. Sea como fuese, María José Campanario ya lleva diez ingresos hospitalarios a sus espaldas para intentar reducir los fuertes dolores causados por la fibromialgia. 

Todo apunta a que la odontóloga necesita algún tipo de tratamiento intravenoso y más si tenemos en cuenta que es intolerante a ciertos medicamentos que podrían ayudarla a llevar mejor su enfermedad, es por ello que se cree que la mujer de Jesulín tiene que acudir al hospital cada vez que sufre una crisis, llegando a permanecer en el hospital una media de dos noches.

En medio de la enfermedad, la marcha de su hija Julia al extranjero y los constantes rumores sobre una posible crisis matrimonial podrían haber hecho mella en la salud de la odontóloga.