Urdangarin, «demacrado», y la infanta Cristina en su peor momento

La infanta Cristina habría pedido ayuda a un psicólogo para poder sobrellevar la situación de su marido
Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina viven su peor momento | La Coctelera

 

Iñaki Urdangarín lleva 15 meses en la cárcel de Brieva, casi un año y medio que poco a poco va pasando factura al matrimonio. Su mujer, la infanta Cristina, hace todo lo posible por evitar que su marido se hunda y no duda en ir a visitarlo cuando tiene ocasión. Sin embargo verlo privado de libertad ha terminado por pasarle factura a la hermana del rey Felipe VI.

El periodista Juan Galiacho aseguraba en el programa 'Socialité' que la infanta Cristina ha tenido que pedir ayuda psicológica para poder sobrellevar la situación ya que, cada vez que va a ver a Urdangarín «tiene bajones» como la crisis de ansiedad que le dio hace unos meses. Y es que no es fácil para ella tener que ver a su marido entre rejas aunque es consciente que sus visitas son el bastón que sostiene al ex duque de Palma.

La infanta Cristina sufre cada vez que va a visitar a su marido | La Coctelera

 

Hace uno días la infanta Cristina regresó a Ginebra tras haber pasado unos días en España donde visitó a su padre tras su operación y también visitar a su marido. Uno de los motivos que han movido a que tomara la decisión de volverse a su residencia en Suiza es que Iñaki Urdangarín no gozará de ningún permiso por lo menos hasta diciembre, pues habrá cumplido una cuarta parte de su condena y podrá solicitar algún permiso penitenciario de entre tres a seis días.

El estado preocupante de Iñaki Urdangarín

La infanta Cristina no es la única que sufre las consecuencias de la condena pues hay fuentes que aseguran que el propio Urdangarín está cada vez más «demacrado». El ex duque de Palma se ha volcado en el apoyo de su mujer con la que gasta sus diez llamadas semanales.

Hay que recordar que el ex duque de Palma se encuentra solo en el módulo de mujeres de la cárcel de Brieva con lo que no cuenta con nadie —además de los funcionarios— para poder hablar y distraerse. Es por ello que el yerno de don Juan Carlos I, ha decidido dedicar su tiempo a leer y hacer ejercicio para intentar mantener la cabeza despejada.

La infanta Cristina y Urdangarín sufren los efectos de la cárcel | La Coctelera

 

Pero lo único que logra distraerlo de verdad es cuando recibe la visita de su mujer y sus hijos. Urdangarín disfruta de un vis a vis al mes, dos visitas en el locutorio a la semana de 20 minutos cada una, aunque puede juntarlas en una de 40 minutos, donde pueden visitarlo hasta cuatro personas a la vez y un encuentro familiar cada treinta días sin mamparas y con una duración de hasta tres horas.

"La especial visita secreta a Iñaki Urdangarín en la cárcel" "Los Urdangarin, en paradero desconocido durante sus vacaciones de verano"