Urdangarín, el 'terror de las nenas' en la cárcel

El marido de la infanta Cristina es piropeado por todas las presas de Brieva
Iñaki Urdangarín cerca de obtener el permiso penitenciario | La Coctelera

Alto, rubio y de ojos azules. El aspecto físico de Iñaki Urdangarín siempre ha llamado la atención de muchas mujeres, especialmente de la infanta Cristina, que pese a todo lo que ha hecho, sigue manteniéndose fiel a su marido.

El pivón de Brieva

Sin embargo, la hermana del rey no ha sido la única que ha sabido apreciar la belleza de Urdangarín. Las presas que conviven con él en la cárcel de Brieva no dudan en expresar a la propia infanta, entre gritos, lo mucho que le gusta su marido: «Cristina, f... bien, que si no lo haremos nosotras, ¡qué estamos muy cachondas y él está muy bueno!!».

«Cuando el coche con los cristales tintados que conduce a la infanta para el vis a vis con su marido cruza la puerta de entrada, de forma misteriosa corre la voz de celda en celda: “¡Ha llegado la Cristina para j... con su chorbo!”, y todas a una aúllan: “¡Cristinaaaaaaa, Iñakiiiiii!”, y saltan los comentarios desgarrados e incisivos: “Cris, que tu Iñaki está muy bueno… ¡Déjalo a gusto, exprímele, que si no aquí estamos nosotras para f..., que pasamos mucha hambre!», relata Pilar Eyre en la revista Lecturas.

Lo cierto, es que las constantes visitas de la infanta Cristina a la cárcel de Brieva han supuesto un auténtico acontecimiento entre las presas, que no dudan en gritarle toda clase de piropos de índole sexual hacia su marido. De hecho, tras un año y medio de visitas, hay fuentes que aseguran que a la hija del rey emérito se le escapa alguna que otra sonrisa.

Pilar Eyre llega incluso a asegurar que «cuando arreciaban los rumores de que Iñaki iba a salir de prisión, las presas revelaban estar al tanto, porque gritaban: “¡Qué se quede aquí, para nosotras, que nos lo vamos a tirar y a dejarlo contento! A ti qué más te da, Cristina, que estamos muy necesitadas de hombre y le vamos a enseñar cómo j... El pueblo».

«¿Ya os habéis quedado descansados?, ¿le has hecho todo lo que te pedía? ¿Cuántos polvos te ha echado, Cristina? ¿Tres, cuatro…? Esta noche le vamos a dar doble de cena para que se reponga…», le preguntan algunas presas cuando sale de su vis a vis con Urdangarín.

La infanta Cristina sufre cada vez que va a visitar a su marido | La Coctelera

«Menudo tiarrón del norte, Cristina. Si todo lo tiene tan grande, no te lo acabas en un par de horas… Mírala qué ansiosa va. Di que te dejen más tiempo», aseguraba una presa en una de las visitas de la infanta mientras que otra añadía: «Aunque no fuera duque nos lo tirábamos… Eso es un cuerpo y no el de la Guardia Civil».

Sea como fuese, Urdangarín levanta pasiones en Brieva y han sido muchas las presas que han ideado toda clase de planes para poder verlo desnudo. «Las reclusas han inventado mil subterfugios –de momento sin lograrlo– para verlo mientras se ducha. 

Antes le ponían mensajes picantes en las bandejas de comida y le tiraban papelitos al patio, aunque ahora está más controlado. Pero le siguen gritando piropos mientras se pasea: ¡Es el pibón de Brieva!», asegura una fuente cercana a la prisión.

"Urdangarín confiesa a sus compañeros que la infanta Cristina es su gran apoyo" "La infanta Cristina, en tratamiento psicológico por la situación de su familia"