La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

Tamara Falcó, a quirófano después de los Goya

La joven se ha sometido a múltiples operaciones en el rostro, siguiendo así los pasos de su madre
Tamara Falcó | Europa Press

 

Si de algo han presumido siempre los Preysler, es de elegancia. Todas las mujeres que conforman el conocido clan, se han caracterizado por cuidar su imagen al máximo, sin embargo hay una que destaca especialmente por ir variando su aspecto físico a lo largo del tiempo, esa es Tamara Falcó, hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñón.

A pesar de que son múltiples las ocasiones donde los cambios de peso de la joven han sido noticia en todas las revistas del corazón, lo cierto es que es ahora su cara la que se modifica cada cierto tiempo siguiendo los pasos de su madre.

Aunque parezca que su reciente historia de amor la pueda estar cambiando, lo cierto es que todo apunta a que la hija de Preysler se ha sometido a algún que otro retoque para mejorar su rostro, llegando incluso a modificar sus facciones.

Labios y pómulos

Al igual que su madre, todo apunta a que Tamara Falcó pudiera haberse realizado varios rellenos para lucir una cara más angelical y menos caída. Según la doctora Electa Navarrete la joven podría haber disminuido sus arrugas con «toxina botulínica, unido a un retensado con hidroxiapatita cálcica. Además, este mismo producto se ha utilizado en el tercio medio, pronunciando de manera sutil los pómulos. Como resultado, se observa una imagen más relajada», concluye la doctora.

Tamara Falcó, antes y después de los premios Goya | Vanitatis

 

Además, la joven también se habría adelantado al paso de tiempo con un tratamiento de relleno de pómulos.

Cejas y mirada

Con un retoque muy elegante y apenas notorio, Falcó habría decidido levantar un poco sus cejas para parecer más joven, eso si «sin añadir volúmenes que resultarían innecesarios».

«En la zona del tercio superior vemos también una disminución de las líneas de expresión alrededor de los ojos, seguramente por la aplicación de la toxina botulínica para así conseguir una mirada más abierta», afirmaba Navarrete.

La nariz

Al igual que su madre, Tamara Falcó ha decidido modificarse la nariz en diversas ocasiones. La joven es consciente de que, esta parte de su cuerpo, es su punto débil y no está dispuesta a dejarla ir.

Es por ello que según el doctor Arquero, su nueva nariz no ha sido cosa de una única intervención: «Su nariz, operada años atrás, ha sido mejorada paulatinamente con pequeños retoques. El bótox suavizaría las arrugas, pero se han olvidado de paralizar los músculos de la nariz».

De nuevo enamorada

Lo cierto es que todo apunta a que el excesivo interés de Tamara Falcó por mejorar su físico se debe a la llegada del amor a su vida. Recientemente, salía a la luz que la hija de Isabel Preysler había encontrado el amor de nuevo, aunque se desconoce quién es.

La joven, por el momento, solo ha desvelado que «nos conocimos hace poco y espero que pueda prosperar, que vayamos en la misma dirección. Ahora estoy ilusionada. Han sido dos citas sin beso, por ahora, y un día a Misa juntos».