La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

Suspenden un concierto de Pastora Soler en Miami por un «incidente» en Cuba

La cantante sevillana se quedó asombrada por la repercusión de unas fotos con la hija de Raúl Castro comiendo langosta ya que fueron la causa de la suspensión del concierto
Pastora Soler durante un concierto. | GTRES

 

Pastora Soler, que según ha revelado Luis Rollán en 'Cazamariposas' está realmente «triste y apenada», ha pedido disculpas y ha explicado su versión de los hechos en su cuenta de Instagram tras la cancelación de su concierto en Miami por 'el malestar' que han provocado unas fotos suyas comiendo junto a Mariela Castro, hija del dictador Raúl Castro.

 

Pastora, de primera visita a Cuba

Pastora estaba muy ilusionada de visitar este bello país por primera vez y nada hacía presagiar todo lo que acarrearía esta visita. 

El motivo de su estancia en Cuba era la invitación por parte del colectivo LGTBI (comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales) para actuar en una gala de forma solidaria organizada por CENESEX (centro nacional de educación sexual) del que es directora Mariela Castro, hija del hermano de Fidel Castro.

 

  • NOVEDAD: Entérate antes que nadie de las noticias del corazón y los famosos de España, gratis en el móvil. ¡Pincha aquí!

 

Antes del evento, Pastora acudió a un almuerzo informal en una casa particular, invitada por uno de los organizadores, donde coincidió con muchas personas que no conocía, entre ellas la antes citada, Mariela Castro. 

Según sigue relatando Pastora en su crónica publicada en instagram: «Una vez finalizado el almuerzo nos dirigimos al Teatro donde estaba prevista mi intervención para colaborar en una gala interpretando algún tema mío. Hasta ahí mi visita y mi intervención en Cuba».

 

La foto que provocó la suspensión del concierto

Una foto subida a las redes por uno de los organizadores del almuerzo –y que, ante el escándalo, ha retirado–, ha sido la causa de toda la polémica en la que se ha visto envuelta, sin pretenderlo, Pastora Soler. En ella se ve la sevillana comiendo langosta junto Mariela Castro –de verde–, hija del dictador Raúl Castro, hermano del fallecido Fidel Castro y Carla Antonelli, actriz, política y reconocida activista de los derechos LGBT.

 

Pastora Soler junto a Mariela Castro y Carla Antonelli en el almuerzo | Redes sociales

 

A raíz de estas imágenes publicadas en la red social, Pastora sigue relatando lo que aconteció: «Recibimos una llamada del promotor de mi concierto en Miami solicitándonos un aplazamiento del concierto que estaba previsto ofrecer el 1 de diciembre, aludiendo que pensaba que era mejor aplazar el concierto por las molestias despertadas a raíz de dichas fotos».

 

Pastora no dudo en disculparse públicamente

A la cantante sevillana le apena mucho que se haya politizado el asunto: «Quiero dejar muy claro que mi intervención en Cuba solo atendió a una acción solidaria y desinteresada económicamente, con el único objetivo de ofrecer mi música en apoyo a un colectivo que siempre ha sido maltratado y que en estos momentos sigue luchando por sus derechos».

Y termina su comunicado con un perdón a todos los afectados por esta polémica.:« Pido disculpas si alguien se ha sentido molesto por algo que he hecho cuando mi única intención era lo contrario; todo mi viaje a Cuba se hizo con el corazón hacia el colectivo LGTBI y el pueblo Cubano».

 

 

Algunos cubanos declararon su malestar al ver la foto

Franklyn Varela, cubano activista por los Derechos LGBTI y residente en los Países Bajos, escribió una carta abierta a Pastora Soler, en la que, además proclamar la admiración por la cantante, relata la situación y represión que actualmente se vive en su país. 

La carta es larga y Varela da muchos ejemplos de lo mal que lo está pasando el pueblo cubano y en concreto el colectivo LGBTI mientras ciertas personas gozan de inexplicables privilegios: «Resulta vergonzoso ver a figuras gubernamentales y de «izquierda» como Mariela Castro y Carla Antonelli cenando langosta, prohibida e ilegal en Cuba, sólo posible para turistas, mientras un pueblo entero le resulta difícil garantizar al menos una comida al día».