La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

El padre Apeles sobre su pasado: «Bebía sin parar»

Bajó a los infiernos después de alcanzar el cielo de la popularidad y tocó fondo con su intento de suicidio
El Padre Apeles vive actualmente en Bolonia | Cedida

 

José Apeles que actualmente tiene 52 años fue una de las caras televisivas más explotadas en los años noventa. No había programa de debate que no contara con su presencia y opinión por su poder de comunicación y fuerte defensa de sus convicciones. Y si a todo esto le añadimos el morbo de verlo vestido con un uniforme de cura, ya tenemos la bomba perfecta.

Apeles, un cura muy polémico y mediático

¿Pero qué fue del colaborador? ¿De verdad era cura? Actualmente el catalán vive en Bolonia y está desvinculado de toda su vida pasada y escándalos mediáticos. Y sobre su pertenencia a la iglesia tiene su controversia.

Es verdad que se ordenó sacerdote en 1993 pero años más tarde, cuando estaba en pleno apogeo televisivo, fue desautorizado por la Conferencia Episcopal española, que afirmó que Apeles nunca había pertenecido a diócesis española alguna o a institutos en España. Pero todo este escándalo, todavía le ayudó hacerse más popular.

Siempre ha estado vinculado al mundo de la comunicación tanto en radio como televisión. Su amplia vocación católica lo llevó a colocarse el hábito y eso fue la clave para abrirse paso en el mundo del espectáculo televisivo. Su salto a la fama se produjo gracias al programa de debate 'Moros y Cristianos', presentado primero por Javier Sardá y en su siguiente etapa por Jordi González. Más tarde también participó en 'Crónicas Marcianas' y 'La Noria'.

Llegó a presentar su propio programa

Según se iba adentrado más en el mundo «friki-televisivo» más se desvinculaba de la iglesia aunque sin quitarse el alzacuellos. El mundillo de la farándula donde se codeaba con Carmen Sevilla, la vidente Cristina Blanco, Terelu y Rocío Carrasco (con la que presentó su propio programa 'Cita con Apeles'), entre otras unido al gran apoyo de audiencia, le hizo creerse el amo de todo y se le subió un poco la fama a la cabeza. 

El padre Apeles presentó un programa junto a Rocío Carrasco | Telecinco

 

Si rebuscamos en la hemeroteca seguro que aparecen vídeos e imágenes de las que no se siente muy orgulloso pero también sabe reconocer sus errores: «Me arrepiento de algunas cosas, de otras no tanto. ¿Pero quién en la juventud no ha cometido faltas? Yo tenía 27 años, y uno en la juventud es más atrevido y menos prudente. Con la experiencia vas aprendiendo a ser más discreto», aseguró hace unos años. 

Apeles confiesa que lo que más daño le hizo en aquella época fue que le atribuyeran una relación con Yola Berrocal: «Eso fue como cuando te pasa un tren por encima, que no te hace ninguna ilusión. Me defendí, puse pleitos y los gané. Pero la sentencia vino dos años y medio después y ya a nadie le interesó publicar que aquellas fotos eran un montaje y que yo no había tenido nada con esa señora».

Su caída al infierno

Sin embargo, todo lo que sube de una manera tan brutal y con tantas presiones y criticas externas, acaba cayendo en picado. En junio de 2012, intentó suicidarse mediante una masiva ingesta de fármacos y alcohol por la que fue ingresado de urgencia en el hospital.

Meses antes ya había confesado en un programa de Telecinco que cada día le pedía a Dios que fuera el último de su vida: «Me voy solo al cine y bebo sin parar. No sé ni el día ni la hora que es, mis ventanas están bajadas». 

Padre Apeles y Pilar Rahola se enfrentaron en 2017   | Telecinco

 

Hace cinco años decidió que necesitaba un cambio en su vida y se mudó a Bolonia, diócesis a la que ahora pertenece y donde trabaja como director de un archivo histórico. «En la Iglesia me recriminan esa época continuamente. Muchas veces se habla de perdón pero, qué va, la gente se acuerda de todo y lo repite y te miran mal. En la Iglesia estoy muy marginado».