La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

El piragüista Cristian Toro y Susana Salmerón dan la bienvenida a su primer hijo

La pareja ha presentado al pequeño a sus seguidores a través de las redes sociales
Cristian Toro y Susana Salmerón se besan a su salida del hospital tras dar a luz | La Coctelera

 

El piragüista olímpico Cristian Toro y su pareja, Susana Salmerón, viven uno de los momentos más felices de su vida tras convertirse en padres de su primer hijo en común. Una feliz noticia que el deportista ha querido compartir con sus seguidores a través de las redes sociales

 

 

«¿Cómo explicar lo que es amor? Alejandro Toro Salmerón», escribía Cristian en su perfil de Instagram junto a una instantánea del recién nacido y otra de él junto a Susana y el bebé momentos después de dar a luz. Como no podía ser de otra manera, la publicación se inundó de felicitaciones y likes en cuestión de segundos, acumulando ya más de 10.000 «me gusta».

 

 

 

 

El primogénito de la pareja nació el pasado sábado, 10 de noviembre, y los felices padres no han dudado en presentarlo en sociedad. Muy sonrientes, Cristian y Susana posaban a su salida del hospital para los medios que se encontraban allí esperando a su salida y capturaron el inolvidable momento. 

 

Cristian Toro y Susana presentan a los medios a su hijo Alejandro | La Coctelera

 

 

Tapado con una mantita de color azul y un gorrito blanco en brazos de su madre, Cristian y Susana no podían evitar mirar al pequeño, visiblemente emocionados y felices. 

La emotiva pedida de matrimonio de Cristian Toro a Susana

El pasado mes de agosto, Cristian Toro se alzaba con una medalla de plata en el Mundial de piragüismo y lo celebraba por todo lo alto: pidiendo matrimonio a su pareja, que entonces estaba embarazada de seis meses. 

 

 

 

 

La pedida fue de lo más emotiva y original: después de que el piragüista y su compañero Saul Craviotto recibiera la medalla, el deportista se acercaba a la grada y entre los aplausos del público pedía a Susana que se casase con él. La joven, emocionada, no pudo contenerse y acabó lanzándose a los brazos de su novio. 

 

 

 

 

Varios testigos del momento, entre ellos la mujer de Craviotto, compartían el romántico momento, al más puro estilo estadounidense, publicando en las redes sociales el vídeo de la pedida. Celia, en su caso, escríbia entusiasma: «¡Qué viva el amor!». 

 

Más tarde, Susana hacía lo propio y le dedicaba unas bonitas palabras al piragüista olímpico junto a unas instánteas del momento: «Desde que te conocí fue especial, sabía que cambiarías mi vida. Solo puedo darte las gracias por todo, por darme lo más grande y por haberme hecho pasar uno de los momentos más emocionantes y felices de mi vida».