El zasca de una comensal de 'First Dates' a su cita: «Quiero vivir bien y para eso hay que estudiar»

A la joven no le gustó que su cita ni estudiara ni trabajara
Abraham y Anna durante su cena | Cuatro

 

Carlos Sobera abrió una noche más su famoso restaurante para encontrar el amor. En él, como es habitual, se dieron cita numerosas parejas dispuestas a abrir sus corazones y poder llenarlo con nuevas ilusiones. Sin embargo, de entre todas las personas que acudieron a 'First Dates' la pareja formada por Anna y Abraham fue una de las que más ha dado que hablar en el programa del pasado martes 7 de mayo.

Anna es una joven de 19 años llegada de Barcelona que afirmaba tener las cosas muy claras en lo que respecta al amor. Explicaba que con los catalanes no le había ido nada bien y es por ello que quería probar surte con un andaluz: «Nunca he tenido novio. Como con los catalanes no me ha ido bien quiero probar ahora con un andaluz», dejando bien claro su obsesión por los chicos de Huelva. Abraham cumplía a medias las expectativas de Anna ya que vivía en Huelva pero no es onubense ya que nació en Sevilla.

Abraham entraba dispuesto a conquistar a su cita trayendo él mismo el postre: unas famosas fresas de Huelva. El joven, también de 19 años, se calificó como «un chico guaperas, y con la labia suelo triunfar» antes de conocer a la chica con la que iba a compartir la cena. Sin embargo, aunque parecía que la cita iba a funcionar, poco a poco se fue desinflando a medida que avanzaba la conversación entre ellos.

Anna le mostró su entusiasmo por la ciudad de Huelva y Abraham no lograba entender de donde salía tanta obsesión: «No entiendo esa pasión por Huelva, la verdad. La ciudad es bonita y tiene sus cosas, aunque tampoco es el paraíso» explicaba el joven.

Anna se calificaba como una chica tradicional | Cuatro

 

La cita se fue completamente al traste cuando Anna le preguntó acerca de su vida profesional y Abraham le explicó que había dejado muy pronto sus estudios para trabajar de dependiente y camarero, trabajos que por desgracia no estaba encontrando fácilmente.

La catalana le advirtió que ella era una chica «tradicional» con unas ideas claras de futuro: «Quiero casarme, tener hijos, mi pisito y vivir bien económicamente... y para eso hay que estudiar» le replicó con un sonoro 'zasca' que no sentó nada bien a Abraham.

Las redes sociales muestran su malestar por el comentario de Anna

Sola ante la cámara, Anna mostró su disconformidad ante la pasividad del joven ya que ella buscaba a «alguien que le diera caña» pero sobretodo «un chico con estudios para que gane dinero y yo viva bien» un comentario que hizo que las redes se pusieran en contra de la chica.