Yurena, tras varias semanas de la muerte de su madre: «Siento un dolor indescriptible»

La cantante se ha mostrado muy hundida
Yurena ha reaparecido hundida en 'Sálvame' | Telecinco

El pasado 22 de octubre se producía la muerte de Margarita Seisdedos tras una larga enfermedad. Un fallecimiento que trajo consigo que su hija, la cantante Yurena, se hundiera porque perdía a la persona más importante que ha tenido en su vida.

Desde entonces hasta ahora aquella ha intentado mantenerse al margen de los medios y llevar su dolor en la intimidad. Sin embargo, ha sido ayer cuando tomaba la decisión romper su silencio para contar cómo se encuentra. Y lo ha hecho en el plató de 'Sálvame' al que acudió.

Yurena, hundida

Entre las primeras manifestaciones que la cantante ha realizado está el que siente un dolor «indescriptible que jamás llegué a imaginar que se podía sentir». Y es que, como ha dado a conocer, su madre era para ella su «ángel de luz».

Asimismo, ha expuesto que está viviendo un momento muy duro porque no tiene gana de nada, salvo de llorar y de estar en la cama y dormir «para no pensar, para no sufrir. En mi cabeza no hay ningún otro pensamiento que no sea ella. No sé cómo salir de esto. No tengo fuerzas ni ganas».

Yurena está realmente destrozada | Telecinco

El programa ha intentado ayudar a Yurena a salir de ese pozo de tristeza que siente y por ese motivo ha optado por permitir que al plató entre una psicóloga, Ana Sierra. De la mano de esta y siguiendo sus pautas, la artista ha procedido a despedirse de su progenitora dedicándole unas tiernas palabras mientras veía una imagen de ella en pantalla.

En concreto, le ha dicho: «Mamá, te he querido, te quiero y te querré hasta el final de mis días. Lo eras todo para mí. Siento que, a veces, te he hecho daño, perdóname, por favor. Jamás de forma inconsciente te hubiera hecho daño, antes me lo haría a mí mil veces. Perdóname por todo lo que te haya hecho y no te haya gustado, por mis malos comportamientos y malas formas, a veces».

Asimismo, ha añadido: «Tu mirada me daba vida, tú me dabas luz. Tú eras todo. No entiendo el porqué te fuiste tan pronto, el porqué te fuiste sin esperarme. Necesitaba despedirme de ti en el momento más crucial e importante que es la muerte (...) Te quiero con toda mi alma. Estoy muy orgullosa de ti y he tenido el mejor regalo de vida que eres tú».