Fabiola Martínez muestra la rehabilitación de su hijo Kike tras las operaciones

El joven, de 12 años, tiene una lesión cerebral y ha pasado por quirófano varias veces para mejorar su movilidad
Fabiola y Bertín junto a sus hijos | Redes sociales

 

Kike Osborne, el hijo de Fabiola Martínez y de Bertín Osborne, lucha día a día contra su lesión y así ha querido mostrarlo su madre. Una vez más, Fabiola ha subido un vídeo en su perfil de Instagram dónde aparece el joven, de 12 años, siguiendo el tratamiento que realiza a diario para poder mejorar su movilidad.

«¡A por todas!», ha escrito Fabiola junto al vídeo. También ha acompañado el mensaje con tres etiquetas: «Esperanza, esfuerzo y constancia», haciendo referencia al trabajo que su hijo realiza cada día desde que nació.

Y es que, en el vídeo, fechado del 21 de febrero, pero publicado este domingo, aparece Kike recibiendo masajes a sus extremidades inferiores, comiendo y haciendo ejercicios en la piscina y en el gimnasio para mejorar la movilidad de sus piernas. El vídeo se puede ver a continuación:

Varias intervenciones recientes

Kike fue intervenido el pasado mes de septiembre. La operación tenía que ayudarle a mejorar la fuerza de los músculos de sus piernas y de sus pies, para conseguir una mejor movilidad.

Unos cuatro meses después, en enero de este 2019, Kike tuvo que ser ingresado de nuevo en el hospital. El joven había sufrido varias fracturas en sus piernas, de modo que tuvo que ser operado en los fémures. En esta ocasión, el equipo médico tuvo que operarlo hasta dos veces en pocos días de margen.

Desde entonces, Kike tiene que hacer rehabilitación y muchos ejercicios de movilidad, algunos de los cuales aparecen en el vídeo que ha querido compartir Fabiola con sus seguidores y que ya ha sido reproducido más de 135.000 veces. 

Una lesión cerebral causada por la listeria

La lesión cerebral que sufre Kike fue causada por una infección por listeria que Fabiola sufrió mientras estaba embarazada. Al nacer, el equipo médico comunicó a Fabiola y a Bertín que, con toda probabilidad, el pequeño no viviría más de dos años. Pero sus padres no se dieron por vencidos y lucharon para que Kike tuviera una oportunidad en la vida.

A lo largo de estos años, la pareja ha aprendido mucho sobre la lesión que sufre Kike. Y precisamente para compartir estos conocimientos y ayudar a otras familias con situaciones parecidas, decidieron crear la Fundación Bertín Osborne. Esta organización cuenta con un equipo de profesionales que proporciona información y ayuda a los padres de niños con lesiones cerebrales.