Pedro Sánchez revela sus momentos más duros en política en su libro 'Manual de resistencia'

Pedro Sánchez da las gracias a su mujer, Begoña Gómez, por mantenerse a su lado en los peores momentos
Pedro Sánchez | Cedida

 

Pedro Sánchez ha sacado a la luz una faceta oculta: la de escritor. Recientemente, el actual presidente ha publicado 'Manual de resistencia', un libro en el que Pedro Sánchez, en colaboración con Irene Lozano, da su versión de la historia política de nuestro país en los últimos años.

Además de política, el líder del PSOE ha hablado de su mujer, que desde los inicios de Sánchez en política siempre se ha mantenido a su lado.

Lo primero que han hecho al entrar en la Moncloa

En el libro, Sánchez solo tiene palabras bonitas para su mujer. En los capítulos dedicados a ella, el presidente habla de fortaleza y apoyo hacia su pareja. Para abrir boca, el líder del PSOE narra una pequeña anécdota que le sucedió tan pronto entrar en la Moncloa.

Begoña Gómez y Pedro Sánchez  | GETTY

 

Por lo visto, tan pronto entrar en la residencia, él y su mujer tomaron la decisión de cambiar el colchón matrimonial y así lo hace saber en su libro: «Siendo fiel a la verdad y a la cronología, debo decir que mi primera decisión como presidente del Gobierno la tomé con mi mujer, Begoña, porque las cuestiones de intendencia se anteponen a casi todo. Esa primera decisión fue renovar el colchón de la cama de matrimonio y pintar nuestra habitación del Palacio de la Moncloa», dice.

«Decidimos no cambiar nada más, salvo colchón y pintura, por razones que entiende cualquiera que haya vivido en un piso amueblado. Además, el refranero asegura que 'dos que duermen en el mismo colchón acaban siendo de la misma opinión', y yo quería mantener mi criterio alejado del de mi predeceso», continúa explicando durante el primer capítulo.

Sus hijas, adaptándose al cambio

De la noche a la mañana, y sin esperarlo, Pedro Sánchez se ha visto gobernando el país y cambiando de residencia. Estos cambios no solo supusieron un vuelco en la vida del actual presidente, sino que también en la de sus hijas.

«La mudanza, aunque rápida, requirió también de algunas decisiones y sobre todo lograr el consenso con mis hijas. Estaban acabando ya el curso y se las prometían muy felices imaginando el largo verano con sus amigas del que hasta entonces fue nuestro vecindario. No les dijimos de golpe que teníamos que mudarnos de casa, sino que lo hicimos poco a poco», confiesa.

«Primero las llevamos un día al recinto residencial de Moncloa. Fuimos los cuatro y 'Turka', nuestra perra, a pasar una tarde, para que se fueran familiarizando con una forma de vivir sin duda extraña para unas niñas normales. Después, teníamos el plan de quedarnos una noche a dormir todos, para que se aclimataran, y a continuación hacer la mudanza completa. Cuando les expliqué el plan, mi hija mayor dijo: 'Vale, pero nos mudamos en septiembre'. Así comenzó mi primera negociación como presidente del Gobierno», escribía Sánchez en su libro.

Apoyado por su familia

Lo cierto es que Pedro Sánchez está muy orgulloso de su familia y ha aprovechado el libro para darle las gracias públicamente por la paciencia y el apoyo recibido cuando su labor en la política estaba de capa caída.

Pedro Sánchez y su mujer Begoña Gómez en una imagen de archivo | Cedida

 

Sánchez destaca el suceso de las elecciones de 2011, cuando los socialistas solo habían logrado 10 diputados por Madrid, provocando que el actual presidente se quedara fuera de juego. «En esos meses en los que permanecí en el dique seco de la política, sentí el apoyo de toda mi familia, en especial de mi mujer, Begoña, y de mis hijas. Ellas son, junto con mis padres y mi hermano, mi hogar, las raíces que afirman y asientan mi carácter», recuerda.

Sin embargo, el momento más duro de su carrera política se producía el 1 de octubre de 2016. «Todo fue terriblemente duro, traumático. Viví algunas deslealtades minuto a minuto. Fue terrible en lo personal y me permitió saber a quién podía considerar amigo y a quién no». Ese día su mujer lo recibía con los ojos llorosos porque no entendía muy bien lo que estaba pasando. Según el líder de PSOE, su mujer lo ayudó a superar el mal trago. 

«Aquella noche hablé largamente con Begoña. Necesitaba retirarme de la escena [...] Compré los billetes y nos fuimos a ver a unos amigos que residían en San Francisco. Aquel retiro nos sentó muy bien, me ayudó a ir ordenando toda la vorágine de acontecimientos que había vivido en los últimos meses, gracias a estar cerca de mis hijas y a las largas conversaciones con mis amigos y Begoña», escribe Sánchez dejando claro que para el lo más importante es su mujer.

🌟 Te contamos cómo te irá en el amor, en la salud y con el dinero ➡ Click aquí para ver tu predicción de HOY o MAÑANA?

Comentarios