INSTAGRAM

❌T5 cancela 'GH DÚO' y emitirá 'Supervivientes' ¿Qué reality prefieres? 👉🏻¡Pincha y vota!

Lydia Lozano estupefacta ante la visita de Charlie a 'Sálvame'

La colaboradora sorprendida comentó: «A mí me gusta la gente con imaginación»
Lydia Lozano se empieza a molestar porque pongan en venta su robot de cocina. | Telecinco

 

Para la colaboradora del programa 'Sálvame', Lydia Lozano, cada tarde es una aventura y la del miércoles, 12 de diciembre, no iba a ser menos, sobre todo porque coincidía con su cumpleaños.

Sus compañeros, capitaneados por Jorge Javier, le tenían una sorpresa preparada: la visita de su marido Charlie que hacía su entrada en plató portando una tarta y un ramo de flores. La sorpresa fue en aumento conforme se acercaba a una Lydia totalmente estupefacta ante la inesperada visita.

 

  • NOVEDAD: Entérate antes que nadie de las noticias del corazón y los famosos de España, gratis en el móvil. ¡Pincha aquí!

 

Y por fin hizo su entrada... el doble perfecto de Charlie

«Ha venido a felicitarte la persona más importante de tu vida». De esta manera se dirigía el presentador de 'Sálvame' a una de las colaboradoras más queridas del programa. Mientras, sus compañeros murmureaban... «ha venido Charlie, Lydia». En especial, su compañera María Patiño, quien esa tarde estaba a su lado. Así, cuando Jorge Javier le anunciaba quién estaba a punto de entrar en plató, Patiño comentó: «No me lo puedo creer, ¿tu marido?».

 Y por fin, hizo su entrada..... el doble perfecto del marido de Lydia Lozano. Todo se descubrió cuando acercándose a la homenajeada se daban dos besos algo distantes, separándose pocos instantes después. La confusión aumentaba cuando el supuesto Charlie quiso salir lo antes posible del plató.

 Nuevamente, su programa le había gastado la enésima broma en lo que lleva en antena. Con tanta experiencia, Lydia volvió a tomarse con humor la escena declarando: «Pues nada, muchas gracias. A mí me gusta la gente con imaginación» y soplaba con la misma ilusión como si todo hubiera sido verdad, dos velas en forma de corazón, bailando dance posteriormente con sus compañeros, su música preferida.

Acabado el programa y según informa el portal 'Jaleos' le esperaría una celebración, esta vez con su marido real y amigos íntimos.

 

Imagen de la entrada del doble. | Telecinco

 

Es uno de los rostros más queridos de 'Telecinco'

Desde que se estrenó televisivamente en el programa que inauguró un nuevo formato de corazón en televisión, 'Tómbola', allá por el año 1997, Lydia Lozano no ha dejado de asomarse a los hogares de los españoles. Mucho más cuando fichó por Telecinco y ocupó una de las codiciadas sillas de 'Sálvame' y de 'Sálvame Deluxe'. Después han venido otras colaboraciones como comentarista de realities, como 'Gran Hermano'.

Dicen que no hay gloria sin dolor y debe ser por eso por lo que Lydia no ha podido contener las lágrimas en más de una ocasión, muy especialmente en tardes y noches complicadas, sometiéndose incluso a polis-deluxe controvertidos.

Precisamente, hace un año su programa decidía en directo si tenía que ser despedida junto a Terelu. Fueron días complicados para ambas que tuvieron que observar cómo su trabajo era cuestionado por sus jefes, compañeros e incluso, el público. Finalmente, todo quedó en otra más de las penitencias que los colaboradores de este programa deben cumplir por seguir ocupando la silla que en su día les fue otorgada.

  

Su marido ocupa un discreto lugar en la vida pública

Así como Lydia Lozano es sobradamente conocida entre el público asiduo a temas del corazón, sucede prácticamente lo contrario con su marido, con quien lleva casada casi treinta años. Charlie, como se le conoce, ocupa un lugar discreto, alejado de los focos, pero siempre cerca y apoyando a su mujer. Por todos es recordado aquel «Por Charlie!» antes de lanzarse a la piscina del único reality en el que Lydia ha participado: '¡Mira quién salta!'.

De él se sabe tan solo que es arquitecto y que según publicó el año pasado el portal 'Vanitatis', se jubiló a inicios del año 2017. Desde la distancia podemos suponer e incluso empatizar su sufrimiento cuando a su mujer, a quien apoya incansablemente, le toca una tarde difícil.