Irene Villa se va a Tailandia a pesar de la rotura del tornillo de su fémur

La periodista y psicóloga deberá pasar de nuevo por quirófano para solucionar este percance en su pierna
Irene Villa ha sufrido un percance antes de su viaje | La Coctelera

 

Irene Villa ha sufrido un percance justo poco tiempo antes de realizar un viaje a Tailandia que había preparado muy ilusionada. La rotura del tornillo del fémur no ha sido un freno para que la periodista haya cancelado su escapada aunque haya tenido que ir con la pata coja. Así lo ha comunicado desde su cuenta de Instagram con el gran positivismo que la caracteriza. 

Irene es una mujer de raza y fuerza que no está dispuesta a suspender el viaje de sus sueños por un «simple tornillo»: «Pues así me tuve que ir a Tailandia. A la pata coja porque el tornillo del fémur, después casi siete benditos años sin dar problemas, se rompió precisamente el día antes de cumplir este gran sueño de conocer ese apasionante país asiático».

La psicóloga ha publicado una foto con un atuendo muy vacacional donde ha aprovechado para lanzar una pequeña queja sobre lo poco adaptado que está Tailandia para personas con algún tipo de minusvalía física. «¿Qué eso me iba a parar? ¡Ni en broma! Y efectivamente han sido unos días mágicos e inolvidables en un país quizás no tan 'handicap friendly' como España, pero 'friendly & amazing' un rato».

 

 

Irene ha querido compartir esta foto en el día del libro que siempre le trae buenos recuerdos justo ahora que no le queda otra que volver a pasar por quirófano para solucionar su percance: «Ahora, entre avión y avión para llegar a Gotemburgo, donde paso por 'boxes' cuando el tornillo lo requiere, pensaba en este bonito día que siempre celebré firmando libros... ¡Sant Jordi!!».

No podía terminar su escrito con un toque de humor y un mensaje motivacional para sus seguidores: «Pues, a seguir escribiendo cada uno el libro de su vida y a no frenarse por nada. Porque a lo que te resistes... persiste. Mis hijos me han besado 'el torni' para que regrese a casa andando de una vez». En definitiva, Villa ha vuelto a demostrar que, pese a los golpes que de la vida, a ella nada ni nadie le frena. Ni siquiera una rotura de fémur.