Enrique Iglesias y su padre, Julio Iglesias, vuelven a tener contacto tras 25 años distanciados

El artista ha confesado que su obsesión por triunfar en el mundo de la música lo hizo apartarse de su familia, especialmente de su padre
Imagen de Enrique Iglesias | Sony Music

Si hay alguien que protege su vida privada a pesar de tener una familia conocida ese es Enrique Iglesias. El cantante no acostumbra a dar declaraciones ante la prensa, sin embargo ha concedido una entrevista hace unos días dónde habla sobre la relación actual que mantiene con su padre, Julio Iglesias.

La esperada llamada entre padre e hijo

Padre e hijo han pasado varios años sin hablarse, sin embargo parece que la guerra ha llegado a su fin. Enrique Iglesias ha dado el gran paso para reconciliarse con su padre, y tras años sin mantener ningún tipo de conversación, el cantante se ha animado a llamar a su progenitor.

«Enseguida cogió el teléfono. Tuvimos una conversación muy bonita. Estaba bien de ánimo. Fue una conversación de esas en las que eres consciente de que es especial. Me reconfortó mucho», confesaba el cantante visiblemente contento por su decisión.

«Los dos somos muy competitivos. Nos tenemos un respeto mutuo, más ahora que hace 25 años. Es mi padre y lo quiero con toda mi alma. Lo respeto y lo admiro y hasta en parte entiendo las cosas que ha hecho en su carrera y en su vida personal», reconocía Enrique Iglesias, arrepentido de no haber enterrado el hacha de guerra antes.

Un conflicto que lleva activo varios años

Lo cierto es que está conversación supone una auténtica sorpresa, ya que padre e hijo llevaban sin hablarse más de una década. Alfredo Fraile, ex mánager de Julio Iglesias, ha revelado los motivos de su enfado.

«Enrique le envió el disco a su padre y este dijo que era una porquería, que no iba a llegar a nada. Que el que sabía de música era él y que debería apoyarse en él. Creo que ahí se equivocó Julio»., desvelaba.

La relación entre padre e hijo estaba muy desgastada | La Coctelera

Sin duda, esta versión coincide de lleno con la Enrique Iglesias, quién en su día manifestaba que «a los 18 años me separé de mi familia por completo. Y fue difícil. Me fui y durante diez años no tuve absolutamente ningún contacto con mi padre. No empecé a tener contacto con él hasta que falleció mi abuelo. Son muchos años. Sufrí mucho. Pero lo que sentía por mi música me daba fuerza. Y, sobre todo, perseguía el objetivo hacerlo a mi manera».

El cantante llegó incluso a reconocer que su cariño por la música lo hizo apartarse de su familia. «Ahora lo pienso más. Lloré mucho en el inicio. Hubo un momento en particular. Me fui a San Francisco a mezclar mi primer disco. Estuve un mes allí. Recuerdo regresar al hotel, estar ahí solo y ponerme a llorar. Y pensar: ‘Qué estoy haciendo: he perdido el contacto con mi familia por completo’. Porque afectó a todo. Sobre todo con mi padre, pero también con el resto de la familia», confesaba.