El impresionante cambio físico de Ariadna Cross, la hija de Fortu, en tan solo 7 años

Poco queda del look rockero que lucía la joven en 'Gran Hermano 12+1'
Ariadna Cross | Twitter

 

Poco queda de aquella chica anónima que entraba en la casa de 'Gran Hermano 12+1' dispuesta a hacerse con el maletín. Ahora, Ariadna Cross, a la que podemos ver cada noche en el debate de 'GH DÚO' defendiendo a su padre, Fortu, luce totalmente irreconocible.

Las mil y una diferencias 

A pesar de que sigue manteniendo una gran afición por tatuar su piel, poco queda de la Ariadna que conocimos hace años. La hija de Fortu ha refinado su imagen en los últimos años, adaptándose a las nuevas tendencias y dulcificando su rostro.

Diferentes cejas

Lo que más llama la atención en un primer momento son las cejas que lucía antes y las que luce ahora. Mientras que en su paso por Guadalix de la Sierra la joven apenas tenía cejas, ahora la joven las luce mucho más pobladas, dulcificando así sus bonitos rasgos y destacando sus ojos azules, heredados de su padre.

Un peinado diferente

Parece que ahora, Ariadna ha decidido despejar su frente quitándose el mítico flequillo propio del año 2.000 que le cubría media cara. Además, ahora ha optado por cambiar su color de pelo por uno más rubio que destaca su hermosa y cuidada piel.

Múltiples operaciones

Algo que también llama la atención son los labios que luce en la actualidad, ya que no tienen nada que ver con aquellos que tenía durante su paso por 'Gran Hermano'. Mientras que antes  pasaban desapercibidos en el rostro de la joven, ahora ganan importancia y más si se los pinta en color rojo, tal y como suele suceder en la mayoría de sus apariciones públicas.

Foto comparativa de la Ariadna actual (izquierda) y la de 'Gran Hermano' (derecha) | La Coctelera

 

Además de los labios, la joven parece haber cambiado de nariz. Mientras que en 2012 Ariadna tenía una nariz más peliaguda, ahora es más redondeada, algo que sin duda le proporciona a su rostro una mayor dulzura. 

Una imagen más cuidada

Parece que cuando entró en la casa de Guadalix de la Sierra, la hija de Fortu estaba en la etapa rebelde. Sus ansias por demostrar ser hija de un rockero, provocaron que Ariadna luciera todo tipo de objetos que no le sentaban nada bien.

La joven era una clara defensora de los looks cómodos, ya que era habitual verla paseando por la casa con sudadera y pantalones largos. Además, completaba su look con unas dilataciones y diversos piercings por todo su rostro.

Ahora, siete años después, Ariadna ha conseguido un look de lo más refinado teniendo en cuenta como era el de antes. En cada gala, podemos ver como la joven siente especial atracción a ponerse vestidos con brillos, algo que antes era impensable para ella y para la audiencia. Además, también ha optado por eliminar todos los abalorios que tenía en su rostro, quedándose únicamente con un septum.

Si esto fuera poco, las dilataciones que tenía en 'Gran Hermano' han sido eliminadas de sus orejas por completo, sin dejar rastro de como las lucía en su día.

Consciente de su propio cambio

Puede gustarte o no gustarte, pero el cambio de Ariadna es evidente y ella es la primera en reconocerlo. Lejos de ocultar sus retoques, es habitual ver como la ex gran hermana comparte orgullosa su proceso de cambio y sus múltiples operaciones estéticas.

Ariadna habla sobre su operación de nariz | Instagram

 

En su cuenta de Instagram (@ariadnacross), podemos ver como ha documentado su transformación física a través de diferentes fotografías en las que ella misma explica los diferentes retoques que se ha realizado en los últimos siete años.

🌟 Te contamos cómo te irá en el amor, en la salud y con el dinero ➡ Click aquí para ver tu predicción de HOY o MAÑANA?

Comentarios