La vida de Azúcar Moreno: De vivir en una chabola al éxito internacional

Pasaron de hacer los coros a sus hermanos Los Chunguitos a actuar en países tan lejanos como Estados Unidos, Japón o México.
Toñi y Encarna cuentan su vida en 'Lazos de sangre' | TVE

 

Toñi y Encarna, las hermanas Salazar han hecho un repaso de su vida de lo más emotivo en el programa 'Lazos de sangre'. De origen muy humilde, han pasado de vivir en un chabola cuando llegaron a Madrid con toda su familia a vender millones de discos como Azúcar Moreno. 

El programa ha contado con los sinceros testimonios de las hermanas tratando los temas que han marcado su vida tanto tristes como más alegres. Junto a ellas podías escuchar testimonios de familiares, amigos y profesiones de diferentes ámbitos como sus hermanos José y Juan, miembros de Los Chunguitos, así como periodistas como Juan Ramón Lucas , Jesús Mariñas o Boris Izaguirre. 

Las Salazar rompieron moldes

El venezolano fue el primero en hablar sobre cómo afectó la cultura y tradiciones gitanas a las hermanas: «Representan a una mujer gitana a la que no estamos acostumbrados, rompían un molde», define Boris. Tal cómo confesaba Toñi, «no nos íbamos a estancar en la clásica gitana, mujeres con lunares, aros de oro y tacones hay miles; yo quiero dar una vuelta al mundo gitano y así nació Azúcar Moreno». 

Toñí y Encarna fueron unas trasgresoras en su manera de vestir, un estilismo muy criticado por algunos por enseñar demasiado y alabado por otros por crear un estilo propio a pesar de lo políticamente correcto en su entorno. El estilista Lorenzo Caprile quiso romper una lanza a su favor: «El estilo de las Salazar, chonis de lujo, mostrando lo que querían. Creo que han aportado algo al mundo de la moda, reivindicar ese sello español, el modo cañí, es mucho de nuestra personalidad».

Lorenzo Caprile habla sobre el estilo de Azúcar Moreno | TVE

 

Encarna recordaba lo desubicadas que se sentían en sus tiempos jóvenes al no querer seguir las costumbres gitanas, que respetaban pero no compartían:  «Una mujer cuando hace ese cambio de vida sabe que el hombre gitano no te va a aceptar. No estábamos del lado de los gitanos ni de los payos. Tú tienes que seguir tus sueños. Nos veía la gente de una manera diferente».

En imágenes de archivo las hermanas opinaban en una entrevista sobre su el culto a la virginidad en el mundo calé aclarando que es «una costumbre y la respetamos, pero somos gitanas modernas».

Toñi confesó un episodio en su vida que le marcó en su vida y que muestra su temperamento y carácter: «Vi cómo a una mujer con 15 o 16 años la pegaban de una forma brutal. Me arranqué a por ese hombre y decidí defender mis derechos. Creo que hemos sido un ejemplo para las mujeres gitanas».

La familia, el pilar de Toñi y Encarna

Durante el programa, Los Chunguitos, hermanos de las cantantes complementaron el relato de Las Azúcar. «En Badajoz pasábamos mucha hambre. Al llegar a Madrid nos metimos en una chabola que nos costó unas mil pesetas», Recordaba Juan.

Los hermanos se intentaban ganar la vida cantando pasando el platillo mientras las hermanas vendían lotería. «Éramos nueve hermanos y todos teníamos que arrimar el hombro. Me hubiera encantado hacer una carrera, por ejemplo, abogada, como mi hija. Creo que habría sido una buena estudiante», reconocía Encarna.

Los Chunguitos están muy unidos a sus hermanas | TVE

 

Un momento que nadie se esperaba en la familia, fue el embarazo de Toñi:«Yo la veía rara. Cuando fuimos al médico me dijo que la había visto algo, estaba embarazada. No me entraba en la cabeza. Me quedé muerta», recuerda Encarna.

Toñi en contra de algunas presiones del entorno, decidió tener a su hijo: «Hace 33 años en un poblado gitano eso era un escándalo. Me daba cuenta de lo que sucedía, quería tener al niño y estar yo sola. Era un ángel que vino a mi vida, no me arrepiento de nada. Mi hijo es todo».

Gracias al programa hemos conocido la visión que tiene de Toñi, su nuera Ruth Goyeneche, mujer de su hijo Borja: «Él es muy diferente a su madre. Conocí a Antonia hace casi seis años, no sabía que era ella. Cuando salí de casa, le dije a Borja que se parecía a Azúcar Moreno. Más que madre e hijo se tratan como amigos, se necesitan. Lleva súper bien haber sido abuela».

Ruth nos ha desvelado cómo puede llegar a influir el carácter de su suegra cuando la deja sola en casa: «Cuando viajo a Santander a ver a mi familia, mi casa ha cambiado. Un día me tiró todo el armario, porque dice que es mejor tener poco y bueno que mucho y malo. Es muy de venir a casa y hacerla a su imagen y semejanza, pero la quiero mucho».

La mujer del hijo de Toñi se lleva genial con la cantante | TVE

 

Por su parte, Encarna nos relató cómo conoció a Mauricio Trillo, el padre de su hija Carolina: «No me he casado jamás, no me hizo falta, estaba bien. A Mauricio Trillo le conocí en una promoción. Él estaba con los Pimpinela, cómo iba a pensar que a tantos kilómetros de mi casa iba a conocer al padre de mi hija. Carolina es una chica increíble».comentaba orgullosa Encarna.

Llegada al éxito

El éxito y popularidad de Azúcar Moreno llegó a partir de que el dúo participara en 1990 en Eurovisión. De aquella experiencia, Luis Cobos recuerda que Bandido era «una canción típica, bien cocinada. Cantaban con esa voz raspada, muy de flamenco».

Su participación en el festival lo recuerdan como una mezcla de cosas buenas y no tanto: desde la rotura de las cremalleras de los vestidos de Francis Montesinos pocos minutos antes de salir al escenario, los problemas con el sonido y las votaciones finales que, lejos de sus expectativas, les llevaron hasta el quinto puesto. Pasaron de hacer los coros a sus hermanos Los Chunguitos a actuar en países tan lejanos como Estados Unidos, Japón o México.

Azúcar Moreno con su 'Bandido' | TVE

 

Los momentos más duros de Toñi y Encarna

Entre las divertidas vivencias y experiencias que descubrió el programa, hubo 2 momentos que hicieron cambiar la risa por la tristeza a las hermanas Salazar: Las muertes de varios miembros de su familia y la enfermedad de Encarna. Su hermano Enrique que cantaba en Los Chunguitos, murió de forma repentina y rápida debido a una enfermedad a los 25 años. 

Poco después fallece su madre Candelaria, «de pena», como ellas definen en la cinta. Desgraciadamente no fueron las únicas pérdidas en la familia ya que tambien murió otro de sus hermanos por culpa de las drogas y dos hermanos más.

Salvando estas muertes pasadas en la familia, sin duda el momento más duro para Toní y Encarna fue cuando le diagnosticaron un cáncer a esta última. Tanto Toñi como el resto de la familia elogiaron la fortaleza de Encarna para afrontar y superar su enfermedad. 

Encarna en su vuelta a la tela tras sufrir cáncer | Antena 3

 

Poco después se produjo la ruptura artística de Azúcar Moreno por los diferentes caracteres de las hermanas y la implicación de sus parejas en su carrera. Por suerte tras varios años sin hablarse, volvieron a reconciliarse y ahora están más unidas que nunca: «Lo que nos ha pasado nos ha reforzado más, nos conocemos más, nos toleramos más», finalizan.

🌟 Te contamos cómo te irá en el amor, en la salud y con el dinero ➡ Click aquí para ver tu predicción de HOY o MAÑANA?

Comentarios