La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

Los 5 productos que Lidl tuvo que retirar por posible intoxicación

La cadena de supermercados alemana Lidl tuvo que retirar del mercado varios de sus productos de alimentación por contener cristales, químicos y otros componentes perjudiciales para la salud
Imagen de archivo de un establecimiento de la cadena de supermercados Lidl | Cedida

 

Lidl se ha convertido en una de las cadenas de alimentación más populares en España después de Mercadona. Sus productos exclusivos y su amplia oferta de alimentación y bazar lo sitúan en un puesto privilegiado entre las compañías de más éxito. Pero no es oro todo lo que reluce, pues Lidl se ha visto envuelto en varias polémicas y ha llegado a retirar algunos de sus productos del mercado por ser perjudiciales para la salud.

El lema de bueno, bonito, barato no se aplica en todos los casos, pues los productos que mostramos a continuación han desaparecido de los estantes de la cadena alemana por riesgo de intoxicación o malestar entre los clientes por su composición.

Imagen de envases de Tacos de pota de Lidl | Cedida

Tacos de pota potencialmente tóxicos

Un claro ejemplo de alimento retirado por ser tóxico para la salud son los tacos de pota de la marca Sol&Mar. Hace ya tiempo que Lidl los retiró de sus tiendas, aunque de forma muy discreta. Los tacos de pota enlatados con aroma natural de ajo y pimiento —producto español según su etiquetado— tenía tóxicos entre sus ingredientes, concretamente cristales de estruvita.

Pocas veces se retira un producto por ser tóxico porque supuestamente deben ser analizados correctamente y pasar las pruebas sanitarias para poder ponerse al mercado, sin embargo, este no fue el caso. Los tacos de pota se fabricaron en Galicia, pero por suerte no llegaron a comercializarse en los supermercados españoles.

Imagen de los Calamares a la romana Sol&Mar de Lidl | Cedida

 

Calamares a la romana con cristales de estruvita

Sucedió lo mismo con los calamares a la romana de Sol&Mar que se vendían en Lidl Reino Unido. Solamente estuvieron al mercado dos semanas y después, rápidamente se retiraron porque también se detectó la presencia de cristales de estruvita. 

«Un defecto de fabricación que resulta molesto, pues altera la textura del producto, volviéndolo más terroso y haciendo que su calidad se resienta», alertó la Organización de Consumidores y Usuarios. 

Imagen de una empanada de atún | Cedida

 

Empanadas con trozos de cristal

Lidl también tuvo que retirar sus empanadas de pollo del mercado. Su éxito fue desorbitado, pues al parecer, a todos sus clientes les encantaba la empanada de pollo, de carne picada, setas y cebolla. Pero el problema estaba en que todas ellas tenían pequeños trozos de cristal, no cristales de estruvita como en los productos anteriores, sino verdaderos cristales entre los alimentos.

Para explicar el motivo de que este sólido estuviera entre algunas de las empanadas de Lidl fue que una de las bombillas de la fábrica donde se elaboran explotó, y algunos cristales cayeron entre los ingredientes. Una alarma entre los clientes que se podría haber evitado eliminando todas las empanadillas fabricadas tras el incidente.

Dos paquetes de muesti Master Crumble de Lidl | Cedida

 

Cereales tóxicos por la tinta del envase

Los cereales Master Crumble de Lidl tuvieron que ser retirados de los súpers en 2009. La alerta se produjo después de percatarse que los mueslis con chocolate y fruta podían ser tóxicos para los consumidores porque la tinta de los envases se había traspasado al producto

Por suerte, nadie denunció una posible intoxicación por haber consumido Master Crumble de Lidl. Cuando se solucionó el problema en la migración de tinta del envase, la cadena volvió a comercializarlo y es uno de los productos que nunca falta en las cestas de la compra.

Imagen del envoltorio de un paquete de chicles Jetgum de Lidl | Cedida

 

Chicles que provocaban diarrea

Lidl también tuvo que retirar sus chicles de la marca Jetgum. Al parecer, contenían elevadas cantidades de sorbitol, un edulcorante que puede llegar a causas dolores intestinales y diarreas. Además, todo el etiquetado de este producto era erróneo, otro de los motivos por los que fue retirado. 

Pero la gran presencia de sorbitol no es el único fallo de los chicles. Por suerte, ningún consumidor sufrió las consecuencias, pero si que destacaron su poca calidad y falta de sabor, a diferencia de otras gomas de mascar del mercado.