Alerta sanitaria por la presencia de micotoxinas con «riesgo serio para la salud» en muchas especias

Su presencia en alimentos presenta, según la OCU, «un riesgo serio para la salud humana y animal porque pueden producir efectos adversos»
La OCU detecta micotoxinas en especias como la nuez moscada y el pimentón | EFE

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha detectado micotoxinas -sustancias que producen los mohos al crecer y algunas pueden ser muy tóxicas- en el 70 % de las especias que ha analizado, fundamentalmente nuez moscada y pimentón, por lo que ha pedido a la Comisión Europea controles para evitarlo.

La organización explica en un comunicado que ha realizado un estudio, junto a organizaciones de Bélgica y Portugal, para analizar 126 muestras de este tipo de especias: 26 de nuez moscada -entera y molida- y 100 de pimentón -dulce, picante y en variedades como la cayena, la ñora, el pimiento choricero y el portugués piri-piri-.

Ha querido hacer este estudio porque según las notificaciones del Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos de la Unión Europea (Rasff), se conoce que hay ciertos tipos especias donde es más habitual encontrar estas micotoxinas, como en la nuez moscada y el pimentón.

Y el resultado del análisis de la OCU es que hay micotoxinas en la mayoría de esas especias analizadas, que si bien las cantidades encontradas no constituyen un riesgo inmediato sí considera que deben ser tenidas en cuenta «en la ingesta total de la dieta».

En concreto, de los 12 tipos de micotoxinas buscados, la organización ha encontrado dos (Ocratoxina A, Aflatoxina B1 o ambas) en el 71 % de los productos; sobre todo en los que llevan algún derivado del pimiento (77 % de las muestras) pero también en la nuez moscada (46 %).

Riesgo para la salud humana y animal

En dos casos concretos, además, las cantidades encontradas están por encima del límite legal establecido por la normativa europea. Su presencia en alimentos presenta, según la OCU, «un riesgo serio para la salud humana y animal porque pueden producir efectos adversos como la inducción del cáncer y mutagenicidad, así como problemas en el metabolismo de los estrógenos, gastrointestinales o en el riñón».

Por ello, pide a la Comisión Europea que refuerce las medidas para prevenir la contaminación por micotoxinas en especias y en alimentos en general, aumente los controles para que los operadores sigan buenas prácticas y obligue a los fabricantes a indicar el origen de los productos en el etiquetado.

Hay que mencionar también que recientemente ya se han emitido otras alertas con otros tipos de comidas, como sucedió con un fiambre de cerdo «contaminado» con soja, o una salsa teriyaki con gluten no declarado.