La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

Detalles para saber si el queso que compras en el supermercado es de buena calidad

Hoy en día, existen una gran variedad de tipos de queso, desde el curado hasta el rallado, entre muchos otros
Imagen de diferentes tipos de queso. | Adelasa

 

Ir a comprar a un supermercado puede ser en muchas ocasiones un gran dolor de cabeza. Y más aún, si lo que estás buscando son quesos y no lo tienes claro, puesto que en la actualidad existen una gran variedad de diferentes tipos de queso para todos los gustos.

 

El problema es que en muchos supermercados no siempre se acaba comprando el mejor queso o el más sano, sino todo lo contrario. Por esta razón, lo primero que debemos saber es como se elabora un queso de toda la vida, es decir, un queso tradicional, con tan solo cuatro ingredientes básicos: leche (ya sea de vaca, oveja o cabra), cuajo, fermentos lácticos y sal.

 

 

Cabe destacar que la legislación española también permite que el queso se elabore a partir de nata o suero de mantequilla y que «adicionalmente» contenga algunos ingredientes como «colorantes o cultivos microbianos y levaduras y especias».

 

El verdadero quebradero de cabeza llega para el consumidor en el momento en que se adentra en la sección de quesos de cualquier supermercado, puesto que haya una grandísima variedad de productos etiquetado bajo formas muy parecidas.

 

El problema es que no todos estos productos son realmente queso aunque la mayoría de veces pueda parecerlo. La legislación española permite utilizar a las marcas diferentes términos que pueden confundir al consumidor.

 

¿Cuáles son los quesos de los que tenemos que sospechar?

Para descubrir si realmente lo que estas apunto de comprar es un queso real o no, el consumidor tiene que sospechar rápidamente de todos aquellos en los que no aparezca la palabra «queso» o el tipo de queso que es.

 

Imagen de archivo de varios quesos. | La Coctelera

 

Según explica Mario Sánchez, tecnólogo de los alimentos, divulgador y autor del blog ‘SefiFood’, «hay diferentes nomenclaturas y no es sencillo identificarlas. En el caso del Emmental simplemente se hace referencia a la variedad de queso, como Gouda, Cheddar o Havarti». Además, añade que «el término ‘rallado’ o ‘gratinado’ no tiene que ser problemático si estamos ante un queso de buena calidad.

 

Sin embargo, denominaciones como ‘especial para sándwich’ nos están dando muchas pistas. Ahí no estamos comprando queso, sino otra cosa», matiza el propio Sánchez.

 

Por tanto, en estos productos donde no aparece la denominación suelen estar elaborados con grasas vegetales y almidón. Además, Sánchez destaca que «desplazan notablemente la cantidad de queso real que incorporan y por eso muchos de ellos son más económicos. Tenemos que ser conscientes de que esta reducción de precio conlleva una menor calidad del producto».

 

Estos productos también contienen entre sus componentes colorantes, espesantes y otros aditivos utilizados por los fabricantes con el objetivo de que «las características de este producto se parezcan lo máximo posible al queso de verdad».

 

¿Cómo evitar que te engañen?

Una de las formas que existen para evitar ser engañado a la hora de comprar un queso, como en otros alimentos, pasa por leer detenidamente la etiqueta.

 

De esta manera, podremos saber cien por cien que tipo de producto tenemos entre manos. Otra recomendación es elegir ese queso que no contenga frases como «especial para sándwich» o «para gratinar».