La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

Los 10 alimentos que se pueden comer tras caducar

Pueden alterar su aspecto o sabor, pero no son peligrosos para la salud por lo que no es necesario tirarlos a la basura
Los 10 alimentos que se pueden comer tras caducar | Cedida

La gran mayoría de los alimentos que consumimos diariamente acaban deteriorándose con el paso del tiempo, pero aun así pueden consumirse «caducados». Algunos se endurecen, otros pierden su sabor, su olor, y su color, e incluso acaban adquiriendo una apariencia distinta y desagradable. Estos son varios indicativos para saber si un alimento está en mal estado y presenta un peligro para la salud.

Prácticamente en todos los productos que se comercializan se especifica una fecha de caducidad o de consumo preferente para informar al consumidor sobre el tiempo que se puede almacenar dicho alimento. En la sociedad actual, este dato parece que se sigue al pie de la letra pues según los últimos datos de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), cada español tira a la basura 76 kilos de comida en buen estado en un año.

Diferencia entre fecha de caducidad y consumo preferente

Es por este motivo que se debe especificar la diferencia entre la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente. La primera advierte sobre el día límite en el cual un alimento no es adecuado para el consumo por riesgo sanitario. Sin embargo, el consumo preferente informa del tiempo en el que el producto mantiene intactas sus propiedades, por lo que la ingesta no sería peligrosa. Solamente podría alterar su sabor o textura.

Los 10 alimentos aptos tras caducar

En este sentido, desde la OCU se pretende informar sobre algunos alimentos que sí pueden consumirse aunque la fecha marque que están «caducados». Dichos productos pueden ingerirse sin riesgo para la salud, por lo que no es necesario acabar tirándolos a la basura cuando vemos que la fecha de caducidad ha sobrepasado.

Los yogures pueden comerse tras caducar | Cedida

Yogures y productos ultrapasteurizados

Uno de los productos que más confusión genera son los yogures, pues al ser un lácteo, se puede creer que es dañino cuando está caducado. Sin embargo, nos podemos comer un yogur tranquilamente, y además «las propiedades nutricionales de un yogur caducado no se modifican, siempre que se conserve en buen estado», apuntan desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

Aun así, «los efectos probióticos sí pueden verse alterados, ya que la cantidad de microorganismos del yogur desciende a medida que pasan los días desde su elaboración». Pero no tiene ninguna consecuencia perjudicial para el organismo.

El pan de molde puede comerse tras caducar | Cedida

Pan de molde, bollos y galletas

Tanto el pan de molde, como los diferentes productos de repostería procesada, como bollos o galletas, no tienen una fecha de caducidad límite. Puede que sus propiedades, como la textura y el sabor se vean afectados, pero aun así, nos los podemos comer siempre que presenten un buen estado. Lo más importante para conservarlo y que no salga moho es cerrar el envoltorio correctamente, colocarlo en un sitio fresco y sin luz.

Las patatas fritas pueden comerse tras caducar | Cedida

Patatas fritas y frutos secos

Siempre que el paquete esté sin abrir se puede consumir pasados días y semanas de la fecha de caducidad. Además, seguirán crujientes. Lo peor que puede pasar es que el producto se haya puesto rancio con el paso del tiempo, pero no supondría ningún riesgo sanitario y se podrían consumir caducados.

Los refrescos pueden beberse tras caducar | Cedida

Refrescos y alcohol

Todas las bebidas azucaradas pueden ingerirse aún haber caducado. Los refrescos serán aptos siempre y cuando no se haya abullonado las latas o botellas. En el caso de las bebidas alcohólicas y licores, pueden beberse años después de haber sido comprados si el aspecto del líquido, sabor y olor son correctos.

La pasta puede comerse tras caducar | Cedida

Pastas, arroces y legumbres

En los hogares se pueden almacenar muchos tipos de pastas, arroces y legumbres. Sin embargo, no hay que temer por su fecha de caducidad. Si estos alimentos en estado seco están bien aislados de la humedad pueden consumirse aún estar caducados. 

La mermelada puede comerse tras caducar | Cedida

Mermelada y mantequilla

Las mermeladas que contienen azúcar pueden consumirse aún haber caducado siempre que no se haya perdido su estado de conservación al vacío. De hecho, el azúcar es uno de los más potentes conservantes. En el caso de la mantequilla, también es apta días después de la fecha de caducidad si está en el frigorífico.

Los embutidos pueden comerse tras caducar | Cedida

Embutidos y quesos curados

Tanto quesos como embutidos curados pueden comerse sin riesgo para la salud, aunque puede que estén más duros de lo habitual. Sin embargo, no sucede lo mismo si se trata de embutidos frescos, pues son comparables con la carne y pasada la fecha límite es mejor desechar el producto para evitar intoxicaciones y enfermedades procedentes de microbios.

La salsa de tomate puede comerse tras caducar | Cedida

Sopas y salsas de sobre o briks

Prácticamente todos los productos que estén envasados en sobres o en briks, como las sopas, tomate frito u otras variantes, son aptos para el consumo si el envase no está deteriorado.

Los alimentos «no perecederos»

Hay otros productos que no presentan ningún tipo de información sobre la fecha de caducidad o consumo preferente, pues están calificados como «no perecederos». En este grupo entrarían las bebidas alcohólicas y licores con una graduación superior al 10%, aunque esto no resta que deberían llevar fecha de consumo preferente. 

Las frutas y verduras frescas se estropean con el tiempo y se altera el aspecto, sabor, olor y textura. Aquí es el consumidor el que debe valorar si cree conveniente comerse un alimento o no. Si tienen alguna zona podrida, se puede aprovechar el resto cortando el trozo afectado.

Otros productos «no perecederos» son el pan y bollería de consumo en 24 horas, que se estropean con el tiempo. También lo son el vinagre, los chicles, la sal o el azúcar.