La Coctelera

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: lacoctelera@oblivionmedia.es

El rey Juan Carlos recibe algunas burlas a la salida de un restaurante gallego

Algunos de los gritos que ha tenido que escuchar han sido: «que campechano», «a tope sin drogas» o «Galicia calidade, Juancar»
El rei emérito recibió las burlas de un grupo de personas que se encontraban a la salida del lugar | Twitter

 

La familia real nunca deja de ser noticia. Ya sea por afinidad a ellos o por un rechazo absoluto, lo cierto es que no se deja de hablar de lo que hacen o dejan de hacer, la gente está más pendiente de ellos que nunca.

 

Así quedó demostrado, una vez más, hace unos días. El rey emérito Juan Carlos I salía de un restaurante en el centro de Vigo, donde estuvo cenando con su amigo Pedro Campos y con la Infanta Elena, entre más gente, y un grupo de personas comenzó a gritarle ciertas cosas en tono de burla: «que campechano» o «a tope sin drogas», fueron algunas de las expresiones que pudieron escucharse.

Gritos de burla hacia el rey emérito

En un vídeo queda demostrado como ese grupo de personas decidió increpar al rey con sus palabras, aunque entre ellos había también algunos menos críticos, como una mujer que únicamente le preguntaba si le podía «dar un besiño», como puede verse en el vídeo publicado por 'El Plural'.

 

 

En las imágenes puede verse como don Juan Carlos avanza como puede entre la gente y siempre acompañado por su muleta. Los gritos y palabras de las personas reunidas allí no dejan de escucharse: «viva la República», «viva España» y también «viva la buena gente», le dicen. Incluso hay una persona que se atreve con los apodos ‘cariñosos’ y le grita: «Galicia calidade, Juancar».

 

Le preguntan también por su hija, la infanta Elena, que aunque como ya hemos dicho estuvo también en la cena, no se la puede ver junto a su padre a la salida del restaurante. A quien sí que se puede ver es a un escolta que no se separa de él en ningún momento, por lo que pueda pasar.

Galicia, el refugio de Juan Carlos

Lo cierto es que el rey emérito es un amante de esa tierra. Allí acude a pasar buenas veladas, como en esta ocasión, cuando cenó en un restaurante de la calle Ronda de don Bosco junto a Pedro Campos, su hija, y también varios miembros de la Asociación Amigos de la Buena Mesa. Según información de 'El Faro de Vigo', todos ellos pudieron disfrutar de una «deliciosa cena» en lo que fue «una velada llena de complicidad».