Antonio David Flores desvela el problema de salud que atraviesa

Lo ha confesado en 'El Debate de GH VIP 7'
Antonio David Flores se ha sincerado | Telecinco

Después de haber salido expulsado el pasado jueves de 'GH VIP 7', Antonio David Flores era entrevistado más a fondo en la gala de 'El Debate' de ayer domingo. Jordi González, el presentador, fue el encargado de hacerle preguntas acerca de su paso por el reality, como su mala relación con Adara.

No obstante, el aspecto que más interés ha despertado ha sido el porqué para algunos espectadores se ha mostrado muy distinto al 'Antonio David' que conocían de años atrás en televisión.

En este último aspecto, el ya ex concursante ha manifestado que «lo he pasado muy mal dentro de esa casa» porque tenía un problema de salud. Así, ha dejado claro que «he estado muy medicado, bloqueado y no he estado a la altura de las circunstancias para nada». En este sentido, el presentador ha querido ayudarle y ha afirmado que estando en tratamiento tampoco podía estar todos los días al 100%. Y es que, como Flores, ha reconocido lleva en tratamiento psicológico desde hace varios años.

Antonio David Flores se ha sincerado con Jordi González | Telecinco

De la misma manera, en pro de explicar más a fondo su situación, ha expuesto que «a mí me molesta que digan que en la casa no he aparecido por ningún lado, pero lo único que no he hecho ha sido no participar en disputas que no eran mías. Soy una persona educada, pero el que me ha querido encontrar, me ha encontrado».

Asimismo, ha querido explicar el porqué dentro de la casa de Guadalix de la Sierra ha estado tan calmado y tras ser expulsado, en plató, se ha mostrado mucho más vehemente y 'combativo': «No me avergüenzo de un problema que he tenido. No quiero que la gente malinterprete cómo he estado dentro y cómo estoy ahora».

Ante eso ha expuesto que «en el momento que entra mi hija Rocío y me dice que fuera no hay ningún problema, yo entro en el confesionario y pido hablar con la psiquiatra para decirles que me quiten la medicación, porque no me estaba sentando nada bien».

«La psiquiatra me dice que eso es imposible. Llevo en tratamiento desde hace tres años y la medicación que tomaba dentro de la casa era muy superior a la que tomaba fuera. Cuando mi hija entró, me dio tal chute de energía que no necesité más medicación».